Ejercicios para reducir el abdomen bajo

Enlace Patrocinado

Si está buscando los ejercicios para reducir el abdomen bajo significa que tienes grasa localizada debajo del ombligo, pues esta es una de las grasas más difíciles de erradicar. Ante todo es imprescindible decirte que siempre debes comenzar tu rutina con veinte minutos o más de ejercicios aeróbicos. Estos son los ejercicios que te permitirán quemar la grasa en el abdomen. Una vez terminada tu rutina necesitas tonificar esos músculos con abdominales. Pero después de los aeróbicos para no cansarlos.
Si bien existen muchos tipos de ejercicio abdominales vamos darte algunos más para que puedas ir alternando y no aburrirte en el intento.

Recuéstate sobre una superficie plana o una colchoneta delgada con la espalda bien apoyada en el suelo y las piernas flexionadas dejando los pies apoyados y trabados para que no puedas levantarlas piernas al hacer el ejercicio. Desde esta posición vas a levantar el tronco. La manos vas a colocarlas donde te sientas con mayor comodidad, puede ser detrás de la nuca si observas que el cuello puede dolerte si las colocas a los costados de las sienes (este detalle queda a tu criterio) Recuerda que deberás centrar toda tu fuerza en la zona baja del abdomen (debajo del ombligo) Inspira al elevarte y exhala al descender.
Ahora vas a recostarte de espaldas nuevamente pero con las piernas apoyadas sobre un banco o un escalón que te permita formar un ángulo de 90°. Con tus manos por detrás de la nuca vas a elevarte manteniendo el cuello recto. Siempre centrando las fuerzas sobre el abdomen bajo. Elévate y desciende despacio, inspirando y exhalando.
Vuelve a recostarte sobre la colchoneta con la espalda bien apoyada sobre el suelo. Esta vez vas a elevarte girando el torso con tus manos por detrás de la nuca y los codos estirados para que al elevarte toques con el codo derecho la rodilla de la pierna izquierda que también la vas a elevar flexionándola. Vas a ir alternando codos y piernas, inspirando y exhalando.
Este ejercicio puedes hacerlo en un gimnasio o en casa si cuentas con un plano inclinado o puedes contar con una pelota de pilates. Te recostarás sobre la pelota o el plano inclinado con tus manos por detrás de la nuca para elevar el tronco, luego lo mantienes unos segundos elevado y vuelves a descender lentamente.

Trackbacks

Speak Your Mind

*